Home / Historia

Historia

LA ASUNCIÓN DE ANTAÑO

El 16 de setiembre de 1541, el general Domingo Martínez de Irala firmó la Ordenanza creando el Cabildo y Regimiento de Asunción, la primera agrupación castellana que alcanzó titulo y rango de ciudad en la vasta provincia del Rio de la Plata, de la cual fuera capital quince años más tarde, antes de serlo de la República del Paraguay.

Don Pedro de Mendoza, primer gobernante castellano por designación del Rey Católico no tardó en darse cuenta de que los territorios de su Adelantamiento carecían en absoluto de las riquezas anheladas, y con visión exacta de las necesidades del momento, tendió todos sus esfuerzos para alcanzar cuanto antes las regiones donde creía encontrarlas.

No le movía solamente un interés personal, sino también el deseo de salvar la armada que trajera, comprometiendo la suerte de mucha gente y la vida de sus compañeros, entre los cuales cundía la insubordinación como consecuencia del desengaño y la miseria.

Enfermo y arruinado, apuró la entrada hacia la región de los metales ante el temor de revueltas y deserciones.

A dicho propósito se debió la fundación de los fuertes de Corpus-Christi y Buna Esperanza, primero, luego el envió del capitán Juan de Ayolas para “calar la tierra’ y en contacto con los conquistadores del Perú, y por último, las órdenes de sacar toda la gente de los fuertes que habían alzado en los ríos de la entrada para concentrarla en el Paraguay.

Dichas órdenes fueron impartidas a Ayolas y seguramente reiteradas por medio de Juan de Salazar de Espinosa, cuando le envió en seguimiento de Ayolas.

Mas ni este, que solo estuvo de paso allí, ni su lugarteniente general, el capitán Irala, comprometido a aguardar la vuelta del jefe, pudieron ocuparse personalmente de realizar la fundación necesaria. Por ello se delegó la misión a Salazar, quien levanto la casafuerte de Nuestra Señora de Asunción el 15 de agosto de 1537.

Asiento precario, sin otra función que la de servir para almacenar bastimentos y dar descanso a los expedicionarios, su erección no se consideró de trascendencia, y por ese motivo no dio lugar a ceremonias ni se asentó en acta notarial, como era de rigor en las fundaciones de ciudades.

Mas la suavidad de su clima, la mansedumbre de sus aborígenes y una ubicación estratégica para las necesidades castellanas fueron causa de arraigo y acrecentamiento.

Circunstancias políticas y necesidades vitales obligaron al general Domingo Martínez de Irala a reconcentrar en Asunción a todos los componentes de la armada del Adelantado Mendoza que se hallaban distribuidos entre diversos sitios, cumpliendo de esta manera la voluntad del mismo Adelantado, a que me referí antes.

La agrupación de tantos hombres requería el establecimiento de autoridades que impusieran orden y administraran justicia. Y para obtenerlo creo el Cabildo y Regimiento que fundamentó al régimen municipal y preparó el desarrollo de la ciudad alrededor de la primitiva casa-fuerte.

Esta sencilla ordenanza, al parecer de carácter local, tuvo, sin embargo, una proyección en la historia rioplatense, pues al dar existencia legal a los que era un asentamiento transitorio, le acordó perpetuidad y dio la categoría de vecinos a sus ocupantes.

La nueva entidad permitió formar expediciones que extendieron la conquista, afirmando definitivamente el dominio de la Corona de Castilla sobre esta parte de las Indias.

PALACIO DE BENIGNO LÓPEZ

En la esquina de Palma y 14 de Mayo se halla la ex residencia de Benigno López. La gran casona fue edificada en 1855, con base en la arquitectura neoclásica Italiana, implantada en Asunción por el arquitecto Ravizza, Adornan su frente hermosos bajorrelieves decorativos de estilo corintio y balcones de hierro forjado. En su interior se observan grandes columnas dóricas y mármol en los pisos.

Su dueño, Benigno López Carrillo, fue fusilado en Lomas Valentinas el 21 de diciembre de 1868, acusado de traicionar a su hermano, el Mariscal López, durante la Guerra de la Triple Alianza. Tras los sucesos bélicos, la propiedad quedó como herencia a su hermana Rafaela López.

En 1875, el empresario catalán Grau lo tomó en concesión y realizó modificaciones estructurales para transformarla en el Hotel Hispano-Americano, el más selecto y cotizado de la ciudad.

En tiempos de la guerra contra Bolivia (1932-1935) se convirtió en hospital de evacuados para atender a los combatientes.

Desde 1969 funcionó como casa Central del Banco Asunción S.A: y en la actualidad es sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *