Home / Historias de Antaño / Estampas de la Semana Santa de antaño

Estampas de la Semana Santa de antaño

Años atrás, el ritual de Semana Santa requería un buen tiempo de preparación. No existían las facilidades de ahora y hacer el chipá era toda una odisea. La conmemoración es la misma, pero los tiempos cambian. Antes, era impensable chutar una pelota.

Por: Pedro Gómez Silgueira – ABC Color

_889_573_1346134Desde antaño, la Semana Santa paraguaya gira en torno a la preparación del chipá, el único alimento duradero para los días de abstinencia y oración.

“La chipa está entre las recetas que más identifica a la gastronomía paraguaya”, dice Margarita Miró Ibars. Hoy es el chipá.

celebracion-del-viernes-santo-en-la-aun-inconclusa-nueva-iglesia-de-san-roque-en-1981-_875_573_1346136

Reunir los ingredientes básicos era toda una odisea porque escaseaban, pues parecía que de propósito las “ponedoras” y vacas lecheras empezaban a menguar en su producción. Celia Rojas de Paiva, en un artículo de ABC de 1971, rescata este aspecto y cuenta que “los hombres con vosa jovái en las grupas de sus montados y las mujeres con ayacás sobre sus cabezas marchaban por los caminos para comprar huevos y quesos…”

el-entonces-arzobispo-de-asuncion-monsenor-ismael-rolon-presidia-la-concurrida-celebracion-del-domingo-de-ramos-en-la-catedral-1979-_854_573_1346131

Aunque la Cuaresma era un tiempo que se cumplía a rajatabla en cuanto a fiestas y buen “comportamiento”, la Semana Santa en sí arrancaba con el Domingo de Ramos. Entonces ya, Celia Rojas criticaba que “todo un palmar ha sido despojado de sus hojas tiernas y en manos de chicos y grandes tremolan como banderas pontificias tramadas en caprichosos dechados…”. Una de las celebraciones más recordadas y concurridas siempre era la de la Catedral Metropolitana de Asunción con monseñor Ismael Rolón.

el-padre-aquilino-villalba-durante-la-celebracion-de-un-domingo-de-ramos-en-la-escalinata-de-antequera-1981-_769_573_1346130

Para preparar el chipá, el Miércoles Santo se reúne toda la familia en torno al tatakua para amasarlo paso a paso en una actividad que dura todo el día. Los panes sagrados son horneados sobre hojas de banano o jaguarundí.

El Jueves Santo, el karu guasu con abundante ryguasu ka’ê y el cerdo asado con sopa paraguaya, debía servir para el ayuno que duraba Viernes Santo y Sábado de Gloria.

estacioneros-se-preparaban-con-sus-mejores-atuendos-y-candiles-de-fabricacion-casera-para-el-purahei-jaheo-_794_573_1346137

En las semanas santas de antaño nada era más grande y sagrado que el Viernes Santo. No se hacía fuego, no se tomaba una escoba, no se debía gritar, reír, dar golpes. Todo debía ser de un sepulcral silencio.

Pero evidentemente los tiempos han cambiado, pues era impensable chutar una pelota ese día. Ahora se juegan partidos por las eliminatorias del Mundial.

Fotos: ARCHIVO ABC COLOR

Le Puede Interesar

Historia del Hotel Guaraní Asunción

El Hotel Guaraní Asunción es un edificio emblemático de la ciudad de Asunción en Paraguay, reconocido por la municipalidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *